CAMERÚN | Destripamiento de una mujer embarazada a las puertas de un hospital bajo la mirada indiferente de médicos y enfermeros.

Monique_Koumate_UneDuala, la capital económica de Camerún, está en estado de shock tras la muerte de una mujer embarazada con sus bebés gemelos a las mismas puertas de un hospital público. Un suceso trágico que sigue causando una ola de indignación en todo el país.

En Camerún, una tragedia incalificable se produjo a las puertas del hospital público “Laquintinie” de Douala. Koumaté Alvine Monique, una mujer de 31 años, embarazada de gemelos ha muerto con sus bebés, el pasado 12 de marzo. Las circunstancias de la tragedia aún no están claras. Pero todo apunta a una denegación de asistencia a la joven madre.

Según han asegurado los familiares de Monique, ella sufrió un desmayo como consecuencia de las contracciones cuando estaba a punto de dar a luz y llegó inconsciente al hospital Laquintinie. Incomprensiblemente, el cuerpo médico del hospital se negó a atenderla por falta de recursos económicos para cubrir los gastos de una cesárea urgente. Desafortunadamente, Monique sucumbirá poco después a sus dolores como no puede ser de otra forma. Tras la muerte de la madre, el servicio sanitario tampoco quiso realizar la cesárea postmortem solicitada por los familiares con el fin de salvar a los fetos. Exasperada por la situación, la cuñada de la fallecida decidió entonces extraer los fetos del cuerpo sin vida tendido al suelo y a las puertas del hospital. “Ella esperaba salvar, al menos, a los niños”, aseguró un testigo de la escena.

Trabajadoras del hospital limpiando la sangre de Monique

Trabajadoras del hospital limpiando la sangre de Monique

Como era de esperar, desde el hospital sostienen una versión completamente diferente de la de la familia de Monique. Según los responsables de Laquintinie, la joven embarazada había muerto antes de llegar al hospital y tampoco reconocen la veracidad de la supervivencia fetal. En su declaración a la prensa, el Ministero de Salud, André Mama Fouda que apoya esta segunda versión de los hechos, aseguró que “la mujer ya había muerto antes de llegar a las instalaciones del hospital y la familia quería que le extrajera los fetos por razones tradicionales”, para asegurar un entierro digno a madre e hijos”.

En cualquier caso, Monique con el abdomen abierto, sus 2 “bebés” colocados sobre su pecho y expuesta a todas las miradas fue una imagen muy impactante que los curiosos no dudaron en inmortalizar a través de imágenes y videos que difundieron en las redes sociales.

La triste y lamentable tragedia del hospital “Laquintinie” vuelve a poner el foco en la problemática de la promoción de los derechos de mujeres en las políticas nacionales de varios países de África. ¿Es cierto la preocupación de los gobiernos africanos – de manera general – por la lucha para la igualdad de género? Desde luego, sucesos como lo ocurrido en Duala no favorecen responder precisamente por el afirmativo. Si no, ¿cómo entender que sólo 4 días después de la celebración del Día Internacional de la Mujer (08 de marzo), se le niega la asistencia médica a una mujer embarazada? Esta es una prueba evidente de que la supuesta lucha por la emancipación de la mujer africana es más un espejismo que un compromiso político digno de confianza.

Manifestación en Duala tras el suceso

Manifestación en Duala tras el suceso

Personalmente, yo creo que el primero de los derechos que debería beneficiar a cada mujer y del que debería gozar sin excusa alguna es el de un parto en condiciones sin ningún tipo de condicionamiento o exigencia económica. Ese debe ser el punto de partida del compromiso de las autoridades políticas en nuestros países subdesarrollados.

En pleno siglo 21, que una mujer pierda su vida durante un parto porque no tiene medios económicos suficientes para hacer frente al coste de la operación, más que una vergüenza, me parece una ofensa a la humanidad y un crimen contra la mujer.

Leave a Comment