Guinea Ecuatorial no está maldita: Padre Faustino y la esperanza en un mejor futuro de Guinea Ecuatorial.

mapa-guinea-ecuatorialGuinea Ecuatorial no está maldita”. Más que un título de libro, se trata de la expresión de la esperanza más que viva desde el convencimiento total; una “profesión de fe” del autor, Faustino Esono Nguema Nkara, sacerdote de profesión, sobre el actual escenario confuso en cuanto al desarrollo y el futuro de su Guinea Ecuatorial natal.

El libro, de 120 páginas, cuya segunda edición acaba de salir a las librerías fue presentado al público, el pasado día 26 de febrero en la sala de actos de la parroquia San Valero de Zaragoza. La obra se divide en cinco partes:

  • Presentación de Guinea Ecuatorial
  • De Guinea Ecuatorial a España
  • La fe católica en África
  • La fe católica en Guinea Ecuatorial y, por último
  • Las migraciones

Resumen del libro

En “Guinea Ecuatorial no está maldita, el autor pone su mirada crítica sobre la evolución de la sociedad ecuatoguineana – mejor dicho, su no-evolución – es decir su falta de progreso de forma integral como sociedad equilibrada. Sin embargo, padre Faustino es categórico: Guinea Ecuatorial no está maldita como tampoco es fruto del azar y de la maldición el mal del que sufre su querida patria. El estancamiento en el que tambalea Guinea Ecuatorial (como muchos otros países de África) desde hace tiempo es, más bien, consecuencia de “muchos factores y decisiones, ambiciones y acciones de los hombres” señala [página 13]. Y, no duda en repartir responsabilidades entre occidentales y autóctonos. Reconoce que el africano en general y el ecuatoguineano de manera particular es víctima del triple yugo bajo el cual sigue doblándose. En este caso, la tradición, la herencia colonial y la modernidad a la que no acaba de adaptarse del todo.

El niño ecuatoguineano nace, crece y se desarrolla en un mundo de misterios y miedos. Desde pequeño vive y escucha historias familiares de brujerías, maldiciones, tabúes, prohibiciones, etc.”, asegura Faustino Esono Nguema Nkara en el prólogo de su libro [P. 11]. “Nadie le explica el “por qué” de tantos misterios”, se lamenta. Como no puede ser de otra forma, el ecuatoguineano “Tiene la impresión de que todo lo importante ha ocurrido o viene de fuera. (…) ¿Cómo no va a soñar con salir algún día de su país y viajar a aquellos “paraísos” que quizás conoce más por la historia, la literatura, la filosofía, el cine, la televisión, etc.?, se pregunta impotente antes de concluir: “De allí nace nuestro complejo de inferioridad nacional y la falta de patriotismo (…)”.

Portada_libro-guinea2Si, de entrada, decide Padre Faustino exponer de manera tan cruda, la realidad sociocultural y tradicional del niño ecuatoguineano que, de mayor, conforma y determina su personalidad, a lo largo de su relato se emplea a fondo para hacernos entender, “las causas que impiden el desarrollo integral de Guinea Ecuatorial”
Al igual que sus propias costumbres tradicionales le establecen en un mundo aterrador, el encuentro con el mundo occidental no resulta ser una oportunidad para salvar al ecuatoguineano de su desorientación, ni mucho menos. Su verdadera identidad llega incluso a ser alterada por completo. Pese a ello, “Llega un momento de su vida adulta en que empieza a preguntarse: ¿Quién soy? ¿Cuál es mi verdadera identidad? ¿Por qué nadie me cuenta nuestra verdadera historia? ¿Por qué no tengo derecho en mi propia tierra?” [P. 12]

En Guinea Ecuatorial no está maldita, “intento encontrar algunas respuestas a estas preguntas”, apunta Faustino Esono Nguema Nkara. Aunque advierte que no resultará fácil encontrarlas. Sobre todo, en las dos Guineas que luchan en lo político, social, económico, cultural y religioso: una, anticuada y cansada, que se resiste a morir; y otra, moderna y llena de vitalidad, que está naciendo en medio de muchas dificultades, barreras y obstáculos.

De hecho, en esta ansia de búsqueda de solución, Padre Faustino aboga tanto por la recuperación de la memoria histórica como de la identidad perdida de la sociedad ecuatoguineana, además de llamar a la responsabilidad de la iglesia católica. Según él, la refundación de la sociedad africana y ecuatoguineana en particular pasa de manera ineluctable por la educación. Una educación rigurosa y apropiada para la reconquista de la historia desconocida del país y el redescubrimiento del propio pueblo ecuatoguineano.

El autor

Faustino Esono Nguema Nkara nació en Akamasi-Obuk, Akonibe (Guinea Ecuatorial), el 27 de junio de 1973. Tras sus estudios en el Colegio Nacional de Akonibe y en el instituto de enseñanza media “Carlos Lwanga” de Bata, entró en el Seminario Mayor Interdiocesano “La Purísima” de Nkolombong (Bata) y en el Centro de Estudios Teológico de Aragón (CRETA).

Licenciado en Estudios Eclesiásticos por la Universidad Pontificia de Salamanca, fue ordenado sacerdote el 25 de marzo de 2007 en Zaragoza. En la actualidad, concilia las responsabilidades Párroco de San Mateo y Peñaflor de Gállego con las funciones Consiliario de la Delegación Episcopal de Pastoral de Migraciones de la diócesis de Zaragoza.

Leave a Comment