Zimbabue | Robert Mugabe y la insensatez del festejo de su 91 cumpleaños.

Robert Mugabe, presidente de Zimbabue (Foto Nehanda Radio)

Robert Mugabe, presidente de Zimbabue (Foto Nehanda Radio)

El presidente Robert Mugabe está de cumpleaños este sábado, 21 de febrero. En Zimbabue, desde luego, no se trata de un acontecimiento “político” menor. Se trata de un evento suficientemente importante como para que todo el país se paralizase durante varios días.

De hecho, – y como es de costumbre en el Zimbabue de Mugabe – para los 91 cumpleaños del más viejo de los jefes de Estado del continente africano y, al mismo tiempo, presidente de la Unión Africana (UA) desde el pasado 30 de enero, se ha previsto varios días de festejos. Además, se espera hasta unas 20.000 personas que, para la ocasión, se alojarán en un gran hotel en el sur del país y a costa del contribuyente Zimbabuense.

Según informaciones filtradas a “The Guardian” sobre el menú del banquete de cumpleaños de Robert Mugabe, dos elefantes, dos búfalos, cinco impalas y un león fueron regalados por un agricultor de Zimbabue para ser sacrificados y comidos durante la fiesta. El donante dijo que quería hacer este gesto de cerca de 120.000 dólares para apoyar al presidente. Por otra parte, 91 vacas también deberán ser sacrificados para la ocasión.

Robert Mugabe, (foto The Telegraph)

Robert Mugabe, (foto The Telegraph)

No sé lo que le parece a los propios zimbabuenses semejante locura presidencial. Me imagino que no les haría ninguna gracia; al contrario… Pero en el caso de que todo lo que se comenta respeto a la celebración del cumpleaños de su presidente sea cierto, a mí, me da asco, me da vergüenza ajena y sobre todo me indigna y me cabrea. ¿Cómo entender que en un país donde la mayoría de los ciudadanos viven por debajo del umbral de la pobreza, los gobernantes se pueden permitir el lujo de celebrar y festejar el aniversario de nacimiento del presidente a coste millonario? ¿Cómo y por qué se pueden permitir un tal grado de despilfarro?

Aunque este tipo de celebración a lo grande de cumpleaños como de aniversarios de acceso al poder de mandatarios de varios países africanos no es ninguna novedad sobre el continente, hay que reconocer que el caso del que estamos hablando es una verdadera expresión de la máxima insensatez que pueda protagonizar un gobierno normal.

El año pasado, las festividades en el marco de los 90 años de Robert Mugabe habrían costado más de 40 millones de dólares ($ 40.000.000) a los zimbabuenses. Una dilapidación en toda regla de la poca riqueza del país; el derroche más exasperante y el más provocador, mientras hospitales públicos, escuelas rurales y otras infraestructuras de primera necesidad están en ruinas.

Actuando de esta forma en África, lo más seguro es que el desarrollo tan soñado del continente tendrá que esperar para mucho rato.

 

Leave a Comment